Café turco, una excusa para entablar una charla

Hay un famoso proverbio turco que dice “el café perfecto debe ser negro como la noche, ardiente como el infierno, fuerte como el pecado y dulce como el amor”

El café turco es algo que no debe perderse el viajero al visitar Turquía, ya sea por el fuerte sabor, el modo de prepararlo o la lectura de la fortuna.

Considerado por la UNESCO como Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, el café turco es muy famoso en el mundo, aunque realmente no existe un cultivo de café en Turquía, es preparado con el tipo de café llamado arábigo. El modo de tostar, molinar y preparar es lo que lo hace único.

Los granos crudos de café son rostizados en sartenes, se muelen lo cual debe ser de manera que quede muy fino, aún después de haber sido molido es conveniente que los granos sean machacados en un mortero, es entonces cuando se procede a su preparación.

Para preparar un café turco se necesita un cezve, cafetera turca, que debe ser de cobre con un asa de madera. Se pone en la cafetera el café en agua fría, se revuelve bien y se pone a fuego lento. En caso de querer un poco de azúcar, éste es el momento de colocarlo. Mientras se cocina se vuelve a revolver y en cuanto tenga espuma se retira del fuego, la espuma se reparte en dos tazas. Es gracias a esta espuma que se mantiene el sabor del café en el paladar por un largo rato y la cual no permite que éste se enfríe rápido. Se vuelve a poner al fuego y al llegar al punto de ebullición se retira del fuego y se llenan las tazas, fincan en turco, que son tan pequeñas como las del espresso italiano.

Después de este proceso ya no se debe poner azúcar ni leche. El café turco es conocido por su intenso sabor y aroma.

Se debe dejar reposar un momento para permitir que el poso baje. Al finalizar, el plato sobre el que está la taza debe ser puesto por encima de ésta. Se mueve un poco y al final la taza de café debe ser volteada, se deja enfriar el poso y es entonces donde según la tradición turca se puede leer la fortuna.

Es usual que junto al café se proporcione un vaso con agua, para limpiar el paladar y muchas veces es acompañado de alguna pequeña porción de dulce, como una delicia turca o lokum. Generalmente el kahve, café en turco, se toma después del desayuno, se dice que el estómago debe estar lleno antes de ingerir el café, debe tomarse sin prisas, y es usado como excusa para entablar una charla que puede durar horas.

¡No podemos irnos de Turquía sin tomar un kahve!

Curiosidades

  • Cuando un hombre visita por primera vez la familia de su novia, ella debe hacer café para todos, pero en la taza de él pone sal en lugar de azúcar. Si él se toma el café sin decir nada, quiere decir que la quiere.
  • Existía una ley turca que permitía el divorcio de una mujer si su marido no le proporcionaba una dosis diaria de café.
  • En 1475 abriría sus puertas Kiwa Han, la primera cafetería del mundo en Constantinopla, la antigua Bizancio, hoy Estambul.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antes, Nuestra pasión turca y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s